Si no vives cerca de tu lugar de trabajo, es posible que estés limitado al uso del transporte público o tu propio coche para ir a la oficina. Incluso en muchos casos, por la distancia y las conexiones, ir a la oficina en transporte público podría convertirse en una auténtica odisea y no tenemos otra alternativa que el coche privado.

 

Te contamos 3 razones básicas por las que no debes usar tu coche para ir a la oficina

 

Te levantas temprano por la mañana, te preparas, desayunas a toda prisa y sales rumbo a la oficina en tu propio coche. Ya sabes lo que te espera, entre otras cosas: retenciones, pérdida de tiempo en buscar un sitio para aparcar cerca del trabajo, agobios por no llegar a esa reunión de primera hora… en definitiva estrés.

 

Calidad de vida

El estrés es una razón importante por la que deberías dejar tu coche en casa. Conducir a la oficina impacta negativamente en tu calidad de vida y afecta no solo a nivel personal, sino también a tu rendimiento profesional.

Otro aspecto importante a tener en cuenta son los accidentes en los desplazamientos de ida o vuelta al trabajo. En España, durante el año 2019, se registraron 650.602 accidentes de trabajo con baja, de los cuales 87.846 tuvieron lugar durante el trayecto del domicilio al centro de trabajo o viceversa (los llamados accidentes en itínere), que suponen un 13% del total.

Si te preocupa el tiempo que tardarías en llegar a la oficina sin usar tu vehículo privado, no te preocupes. Gracias a la tecnología, surgen nuevos modelos de transporte alternativos, que te liberan de tener que conducir y en muchas ocasiones son tan flexibles y eficientes como usar tu propio coche.

 

Emisiones nocivas y contaminación

La mayoría de los desplazamientos en coche para ir a la oficina, son realizados por vehículos con un solo ocupante. Si estás preocupado por la calidad del aire que respiras, como por ejemplo en Madrid, puedes optar por un transporte más ECO sin tener que comprarte un coche eléctrico. El transporte público u otros métodos de transporte compartido son alternativas de movilidad sostenible.

Nuestro servicio de Shuttle Dinámico reduce en hasta un 80% las emisiones nocivas de CO2 respecto al coche privado.

 

Coste de tener un vehículo en propiedad

Comprar un coche supone un gasto importante de por sí. Además, tenemos que sumarle otros costes, como por ejemplo el seguro, las revisiones anuales y los impuestos. Esto sin tan siquiera sacar el coche del garaje. Si usamos nuestros coche para ir y volver de la oficina, tendríamos que sumarle la gasolina y las posibles reparaciones mecánicas o de chapa y pintura en el taller. En definitiva, ir a la oficina en coche privado nos cuesta de media 7€ por trayecto.

Una vez más, el Shuttle Dinámico nos permite ahorrar pudiendo dejar nuestro coche en casa, resultando hasta un 30% más económico que viajar a la oficina en nuestro coche. Además, a través del Ticket de Transporte Celering, tu empresa puede cofinanciarte los desplazamientos diarios, a la vez que se beneficia de diversas ventajas fiscales. ¿Quieres que tu empresa te ofrezca el Shuttle Dinámico como alternativa de transporte? Escríbenos a hola@celering.com y te contamos cómo.

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Acepta para seguir navegando.    Política de Cookies
Privacidad